COSAS DE LOS PADRES

POR JUAN ANGEL AVILA

FIGURAS TRÁGICAS DEL BEISBOL

DENVER – El Sábado se cumplieron 25 años de uno de los momentos más importantes del beisbol, fue esa fecha pero de 1985 cuando Pete Rose en su casa, Cincinnati, rompió el record de hits de Ty Cobb.

Nadie se imaginó quizás que ese momento, que además de enlazar la historia a Rose con Cobb, lo haría también y de forma doble con el pitcher que recibió el imparable, Eric Show.
 
Dos figuras trágicas de la historia de nuestro deporte.
  
A Show  lo conocí por la radio, fue de mis primeros ídolos, ocurrió cuando en la voz de las leyendas Mario Thomas y Eduardo Valdez Vizcarra escuchábamos los juegos de los Padres en el puerto en los años 80´s, de niño siempre pensé, supuse, que era un pitcher especial  ¡siempre estaba en los juegos importantes de su equipo!
  
Ni idea tenía yo de que había rotación de pitcheo, que era uno de los mejores en el club de Dick Williams.
  
Con el tiempo, Rose siguió su camino,  se retiró sabiendo que sus números estaban por encima de la mayoría, sus malos hábitos lo condenaron y como saben, el rey del hit se encuentra en el purgatorio del beisbol.
  
Yo creo que Rose debe ser exaltado a la inmortalidad pues jugando no hubo otro que desquitara hasta el último centavo el sueldo, siempre jugó a tope. Ganando o perdiendo.
  
La imagen de Rose celebrando el record y Show sentado en la loma esperando el final de la fiesta luego de recibir el imparable 4192 es una de las mejores fotos en la historia de las mayores, el contraste clásico de ganar o perder, la característica que hace especial al deporte.
  
Tras ello, Show siguió en cuesta abajo personal como Rose.  Ese es el otro enlace que tienen, además del hit permitido.
  
Show era extraño de comportamiento, duraba horas afuera de casa viendo de que lado había salido la luna, sabía de ello, de literatura, política, era partidario de un grupo ultra derecha,  un alma incomprendida.
  
Todo era derivado del abuso físico y mental que de niño y adolescente recibió de su padre Les Show quién a base de un tratamiento terrible, de controlarle su vida, deseaba tener un hijo pelotero, cierto, lo consiguió, pero a un precio muy alto.
  
Contemporáneo que fue de Show, el maestro del micrófono Eduardo Ortega, me platicó en una ocasión que a este Show alguna se le vio cenando en un lujoso restaurant con un vagabundo de invitado, no veía distingos. Era un tipo solitario, acompañado siempre de su guitarra.
  
También fue conocido por regalar billetes de 50 dólares por la calle, todo ya derivado por la drogadicción, enfermedad que lo atacó severamente provocando su muerte en 1994, problema derivado de un padre abusivo.
  
Mark Grant, ex pitcher y compañero de Show destaca lo más valioso del pitcher que sigue siendo el número 1 en triunfos en los Padres con 100, arriba de Jake Peavy, Randy Jones, Gaylord Perry entre otros.
   ¨
Lo que haya sido Show, si yo fuera manager el hubiera sido mi pitcher para juegos importantes, calidad y nada de miedo siempre tuvo. Fue muy talentoso ¨.      

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: