January 2012

Un reconocimiento a Juan Ángel Ávila

La temporada de Beisbol Intramuros de UPC-Coseco fue inaugurada con un reconocimiento a Juan Ángel Ávila por sus 23 años en el “mundillo” del beisbol.

El comentarista deportivo de beisbol de los Padres de San Diego y de Megacable, fue inmortalizado al colocar su nombre al campo principal del espacio deportivo.

El acto comenzó con el desfile de los equipos, el cual abrió Filis, seguido de Yanquis, Medias Rojas y Marlins, a quienes el maestro de ceremonias, José Manuel García, mencionó con algo de historia de sus homónimos en Grandes Ligas.

Luego vino la presentación de los invitados, entre los que estuvieron jugadores profesionales locales como Juan Carlos Canizález, Héctor Páez y Luis Vázquez, además de otras personalidades ligadas el beisbol.

Enseguida, el director del Club Cardones, Juan José Arellano, dio las palabras de bienvenida, en las que resaltó el valor de tener tanto talento en Mazatlán, y que no se tengan los espacios dignos para la práctica del deporte.

Luego, al maestro de la crónica deportiva local, Roberto Riveros Santos, columnista de Noroeste, leyó la semblanza de Juan Ávila.

Para seguir, Ávila agradeció el gesto con emotivas palabras y luego procedió a cortar el listón del campo que desde ayer, ya lleva su nombre. Lo acompañaron su esposa Érika, sus hijas y su señora madre Elvira Barrón de Ávila.

También se le entregó una placa de reconocimiento como el homenajeado de la liga intramuros.
Además fue el encargado de inaugurar la liga y de tomarles la protesta a los jugadores.

Para cerrar, vino el lanzamiento de la primera bola a home, el cual hizo Ávila, acompañado de Juan José Arellano, como bateador, Érick Arellano, como cátcher y por Carlos Venegas, como ampáyer.

 

Everth Cabrera busca consolidarse en las Mayores

El nicaragüense tratará de hacerse con un hueco en el diamante de los Padres para el 2012

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Ahora que los entrenamientos primaverales están a la vuelta de la esquina, todos empezamos a pensar en cómo se desarrollará el Spring Training y quienes serán los peloteros que terminarán haciéndose un hueco en los Padres que estén en San Diego en el Opening Day. A mí, en estos días, hay un pelotero en concreto que me viene a la mente. Un pelotero latino que es una eterna promesa de nuestro equipo y al que sin duda, sería una tremenda satisfacción verle triunfar en los Padres: Everth Cabrera.

Ya el año pasado, Everth Cabrera estuvo a punto de comenzar la temporada en el equipo dela GranCarpa, pero finalmente lo tuvo que hacer en Tucson. Trabajó durísimo en la pelota invernal, demostrando tenacidad, constancia y sacrificio, a pesar de que se le aconsejara descanso. Pero su incansable sueño de lograr afianzarse en las Mayores, le llevo a seguir preparándose en el inverno de cara a la temporada 2011, logrando junto con los Yaquis de Obregón hacer historia para México, al lograr ganarla Seriedel Caribe.

Afrontaba su periplo mexicano, con muchas dudas e incertidumbre en como se desarrollarían las cosas en el 2011, después de haber irrumpido sorpresivamente en el roster de los Padres en un buen 2009 y de perdiese en las profundidades el abismo tras un negro 2010 para él. Pasó de batear .255, con un porcentaje de embasarse de .342, con 25 robos, 8 triples y 18 dobles en 103 juegos, a no recuperarse de un mal inicio de campaña al bate en el 2010, unido a una lesión que terminaría arruinando su temporada.

Y fue precisamente ese mal 2010, lo que hizo que Cabrera no quisiese bajar la guardia, ni rendirse ante la adversidad y tratar de lograr mejorar con un intenso invierno, en donde brilló al bate con Obregón, con promedio de .301 en 83 turnos, con porcentaje de embasarse de .404 y ocho bases robadas. Esto le condujo a una prometedora primavera con los Padres, en donde disputó 28 juegos, con un porcentaje de bateo de .237, con 59 turnos de bateo, logrando 14 hits (dos dobles y un triple), con cinco carreras impulsadas y habiéndose robado cuatro bases. Unos números que parecía que le darían la oportunidad que estaba buscando tan arduamente.

Pero justo en el último momento, el fichaje de Alberto González, para profundizar en el infiled de los Padres, le dejaba fuera del roster de los Padres y le forzaba a comenzar el año en las Menores. Un año 2011, en donde terminó disputando tan solo dos juegos enla GranCarpa, defendiendo nuestros colores.

Sin embargo en este invierno, la estrategia de Cabrera ha sido distinta a la del año pasado. En parte debido a sus circunstancias personales, ya que a pesar de haber tenido algo de pelota invernal con los Yaquis de Obregón, finalmente el nacimiento de su hijo le llevó a dejar el equipo en la recta final del año, para centrarse en ese momento tan especial para su familia y plantearse la preparación para el Spring Training de otra manera.

Como él mismo comentaba, los Yaquis estaban clasificados para los play offs dela Liga Mexicanadel Pacífico, que arrancaban su postemporada el primero de enero, y no sería justo ir a México y luego devolverse a Estados Unidos para el nacimiento de su hijo. Esto no le daría muchos turnos de bateo y tampoco estaría el tiempo que necesita para tomar el ritmo necesario para rendir óptimamente para Obregón ni tampoco para tomar el ritmo que él desea alcanzar de cara al Spring Training.

Así pues, debido a su situación, con pocos turnos de bateo en el horizonte del mes de Enero, no habría mucha diferencia entre jugar con Obregón o descansar junto a su familia en el mes pasado, pensando en la preparación para pelear un puesto en el Spring Training y lograr el objetivo de quedarse en el equipo grande de los Padres de San Diego. La decisión de abandonar la pelota invernal y centrarse un poco en la familia, le condicionaba a tomar una estrategia para estos meses, distinta a la tomada en el 2011.

Con todo ello, ahora su plan de actuación es partir ala RepúblicaDominicanaa comienzos de la presente semana, donde estará tres semanas preparándose en el complejo que la franquicia tiene allí, para llegar al 100% a los entrenamientos primaverales de los Padres.

Tres semanas en las que Cabrera ha asegurado que piensa trabajar duro para llegar en óptimas condiciones al mes de febrero y en las que tratará de ajustar detalles y tener mejores opciones de pelear un puesto en los Padres del 2012, que es su sueño.

El joven y talentoso pelotero quiere volver a brillar, justo como lo hizo hace un par de años, lo que le llevó a ser considerado una de las mejores bazas de futuro para la franquicia y ser considerado como Atleta del Año del deporte Nicaragüense. Además, teniendo en cuenta que el centro del cuadro de los Padres es caro para nuestro payroll y que durante esta offseason ha estado abierto a posibles canjes, las opciones de Cabrera aumentan si demuestra la evolución necesaria al bate y en defensa.

Quedarse fuera del roster el año pasado, fue un duro golpe para él, pero este año renace una nueva oportunidad. Sin duda su hijo recién nacido le brindará muchas fuerzas para la pelea que tiene que afrontar ahora. Esperemos que Cabrera, uno de los talentos latinos de los Padres, pueda en el 2012 empezar a forjar su carrera en las Grandes Ligas y consolidarse como una de las opciones de futuro de los Padres. Un futuro que se plantea brillante por el potencial que atesora San Diego y en el que esperemos que Everth Cabrera sea uno de los grandes protagonistas.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.

 

Estamos a un mes de los entrenamientos primaverales

Las caras nuevas primarán en el campamento primaveral de este año

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

Ya queda menos para el regreso de lo que todos ansiamos… el béisbol de Grandes Ligas y nuestros queridos Padres.

La cuenta atrás, antes del comienzo de la actividad en el campo, está tan cercana a su fin que es por eso que también es el momento de realizar las últimas gestiones desde las oficinas del equipo, para perfilar el grupo e ir conociendo el payroll de este año. Finalmente fueron nueve peloteros los que llegaron a un acuerdo con los Padres evitando así el arbitraje. Thatcher ($700,000), Baker ($750,000), Headley ($3.475 millones), Quentin ($7.025 millones), Hundley ($2 millones), Gregerson ($1.55 millones), Volquez ($2.2375 millones), Venable ($1.475 millones) y Stauffer ($3.2 millones) dieron el visto bueno a sus nuevos acuerdos y con ello tan solo son dos, los peloteros que todavía no han llegado a establecer cual será su salario para la temporada que está por comenzar (Dustin Moseley y Clayton Richard) y son susceptibles de entrar en el proceso de arbitraje que tendría lugar entre el 1 y el 21 de febrero.

Unos movimientos que llegan antes del final de una offseason, a la que le queda muy poco para que se de por concluida. Como poco tiempo es el que queda para el comienzo de los entrenamientos primaverales. Apenas un mes es lo que falta para que los lanzadores y receptores comiencen el trabajo, como preludio del comienzo del trabajo del resto de peloteros, y con esto se dará paso a una nueva temporada en la que las caras nuevas serán lo más destacado.

Los lanzadores han sido uno de los grandes focos de los cambios vividos por los Padres, respecto a la pasada temporada. Ni Mat Latos, ni Aaron Harang, ni Heath Bell, ni Mike Adams, ni Wade Leblanc, volverán a la disciplina de San Diego el mes que viene, con lo que la loma ha sufrido un lavado de cara radical, en busca de una regeneración que también vivió el año pasado, respecto del 2010.

Ya en la primavera pasada, los Padres vieron como varios de sus más destacados lanzadores se marchaban lejos de San Diego, como fueron los casos de Jon Garland y Kevin Correia, además de Edward Mujica y Ryan Webb, en algunos casos por no poder llegar a un acuerdo con los jugadores y en otros casos por la búsqueda de reforzar otras posiciones. Sin embargo en este año, el cambio ha sido más radical si cabe, ya que las salidas de lanzadores de la envergadura de Latos, Bell o Harang es muy significativa y suponen un cambio muy radical para una loma que presumía de ser de las mejores de las Grandes Ligas. Pero las llegadas son ilusionantes, de cara a mantener ese status de excelencia. Andrew Cashner, llegado de Chicago por el canje de Rizzo, Edinson Volquez, llegado del canje de Latos a los Rojos de Cincinnati y Huston Street, sustituto natural de Bell, serán las caras más destacadas y buscadas en los primeros días de entrenamientos primaverales, en lo que a la loma se refiere.

Cambios también se advierten en la receptoría que ve como Hundley es el único que repite, de los que están dentro del 40-man roster. Los otros dos receptores que están en el roster y que estarán en Peoria el mes que viene (John Baker y Yasmani Grandal), han llegado de la mano de dos canjes de lanzadores por ellos.  Atrás quedan Kyle Philips, Luis Martínez que jugará en Texas y Rob Johnson que lo hará con los Mets. Entre todos ellos, sumaron 125 juegos disputados. Ahora le tocará el turno a Grandal y Baker, para lograr el reto de darle a Hundley la réplica oportuna como receptores suplentes y lograr dar estabilidad a una posición, que busca la busca desde hace tiempo.

En lo que se refiere al diamante, la primera base vuelve a ser la gran protagonista de la primavera de los Padres. En el 2011, todos los ojos estaban puestos en ella, añorando a Adrian Gonzalez que acababa de marchar a Nueva Inglaterra, para jugar con los Medias Rojas y nos preguntábamos si Hawpe, Cantu y Rizzo podrían dar réplica (a lo largo de la pasada campaña y en el futuro) a lo logrado por Gonzo en su estancia en San Diego. Pero ahora miramos esa posición y volvemos a ver caras nuevas que nos regresan las mismas preguntas que el año pasado. ¿Habremos logrado por fin encontrar la fórmula que nos permita tener una primera base de garantías, como en la época de Gonzo? Esperemos que sí. Alonso, llegado del canje de Latos a los Reds y Guzman, jugador revelación de los Padres en el 2011, serán los encargados de batallar por esta posición. Aunque en mi opinión la batalla está decidida, antes de que empiece (si no hay lesiones de por medio). Y aunque parezca raro, ambos pueden salir como ganadores. Alonso porque se hará con la titularidad de la primera base y Guzman, porque si su bate demuestra seguir siendo tan contundente como en el 2011, logrará hacerse un hueco y lograr acumular partidos sino en una posición en otra, lo que a final de temporada le permitirá afianzarse aún más en los Padres y en las Grandes Ligas.

En cuanto al resto de posiciones del diamante, vemos como no habrá demasiados cambios respecto de lo visto en el 2011, con Hudson y Bartlett como dueños de centro del diamante (a pesar de haber habido rumores de canje de algunos de estos peloteros) y con Headley como dueño de la tercera base y como uno de los referentes más claros en la ofensiva de la próxima campaña.

El jardín también verá caras nuevas. El año pasado veíamos como Tony Gwynn Jr. dejaba el centro del jardín del PETCO Park a un recién llegado de Florida, llamado Cameron Maybin. En él se depositaron esperanzas que se están viendo cumplidas hasta el momento. Ahora vivimos una situación similar con la llegada de Carlos Quentin. Si bien Maybin venía con el objetivo de cumplir en el aspecto defensivo, en el vasto PETCO Park, al tiempo de brindar velocidad al equipo en las bases, ahora Quentin viene a san Diego con un objetivo un poco más productivo: Incrementar el poder ofensivo de los Padres. Algo que sin duda necesitamos como agua de mayo a tenor de las estadísticas cosechadas en las últimas temporadas en este sentido. Mark Kotsay será otra de las caras nuevas de un jardín, que no se ha transformado tanto como si lo han hecho otras posiciones dentro del equipo.

Fuera del roster, otros peloteros han sido invitados a los entrenamientos primaverales, como son el jardinero Jeremy Hermida (el cual firmó un contrato de ligas Menores), los lanzadores Brad Boxberger y Cory Burns (adquiridos de los Reds y los Indians), el infielder Jedd Gyorko (uno de los mejores prospectos del momento) y otros peloteros que sin dudad lucharán al máximo para mostrar su calidad.

Muchas expectativas tenemos con los Padres de cara a esta temporada y de cara al futuro. Pero ahora lo más destacado es que ya queda menos para el regreso de lo que todos ansiamos… el béisbol de Grandes Ligas y nuestros queridos Padres.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.

Cinco peloteros llegan a un acuerdo con SD

Los Padres perfilan aun más el roster, a través de los últimos acuerdos antes del proceso de arbitraje.

Por Miguel Ángel Martín / Especial para padresbeisbol.com

El roster de los Padres se va a ultimar en breve, a través del proceso de arbitraje y de los acuerdos que van a evitar dicho proceso.

Once eran los peloteros que estaban inmersos en el arbitraje, pero cinco de ellos han querido evitar el proceso y han llegando a un acuerdo con el conjunto de San Diego, con lo que tan solo son seis los que todavía no tienen determinado su salario en el payroll del 2012. Los peloteros que han llegado a un acuerdo, antes de la fecha límite han sido Chase Headley, Nick Hundley, John Baker, Tim Stauffer y Joe Thatcher.

En cuanto a nuestro tercera, hay que destacar la importancia de llegar a un acuerdo con él lo antes posible, ya que Headley se ha convertido en una de las piezas clave para los Padres de la próxima temporada y uno de los puntos calientes de la offseason, en lo que ha rumores se refiere. No olvidemos que los números cosechados por Headley, llamaron la atención de muchos equipos que preguntaron por la posibilidad de un posible canje. Llegados al ecuador de la temporada (los primeros 81 juegos del 2011), lograba tener un excelente promedio de .303, lo que suponía un enorme incremento para él, que tenía un porcentaje de bateo de .211 el pasado 29 de Abril. La confianza que obtuvo le llevó a terminar la temporada con un porcentaje de bateo de .289 y en base de .374, en 113 juegos disputados y 381 turnos de bateo, con 44 carreras impulsadas y 43 anotadas. Esto unido al salario que se prevee que tenga en los próximos años, le convertirían en uno de los focos de atención de los posibles movimientos que San Diego pudiera realizar, aunque finalmente no sucediese nada al respecto.

Otra pieza importante en los remozados Padres de cara al2012, hasido Nick Hundley que atesoró un porcentaje de bateo de .288 y porcentaje en base de .347. Sin duda él fue de lo más positivo vivido en la receptoría el año pasado, a pesar de que las lesiones mermaron algo su actuación en la pasada campaña. Llegó a batear para un porcentaje de .367 después del parón por el Juego de las Estrellas, con un porcentaje en base de .404 en los 1128 turnos de bateo de que dispuso en los 37 juegos disputados. Esto supuso el cuarto mejor registro en porcentaje de bateo, en ese periodo en las Grandes Ligas, algo que sin duda vino bien a un equipo mermado en la ofensiva. Además en los juegos disputados en el PETCO Park, nuestro catcher hizo historia en los Padres al ingresar en el selecto de los jugadores de los Padres, que con al menos 100 turnos de bateo, logró superar la marca de .300 de bateo en nuestro vasto parque. Solo le superó esta temporada Jesús Guzmán, con un porcentaje de bateo en casa de .346 (37 de 107), marca que es la más alta de un jugador de los Padres en el PETCO Park, en sus ocho temporadas de historia (con un mínimo de 100 turnos de bateo por campaña). Pero Hundley también ha logrado una sensacional marca en casa, al tener 137 turnos de bateo, logrando un porcentaje de bateo de .307, con 42 hits, 9 dobles, 4 triples y 6 HRs, además de tener un porcentaje en base de .373. Todo ello en los juegos que Hundley ha disputado en nuestro hogar, con lo que logra el cuarto mejor registro de la historia en el PETCO Park.

Otro pelotero que evita el arbitraje es John Baker, que viene a fijar definitivamente la receptoría de la próxima campaña. Su contratación era un pendiente quela Gerencia Generaltenía encima de la mesa. Todos sabíamos que tarde o temprano los Padres iban a traer un nuevo receptor a San Diego, que le diese cobertura a Nick Hundley. Y la llegada de John Baker desde Florida, viene a reforzar una posición que anhela estabilidad, después de que hasta cuatro receptores participaron en la temporada de los Padres del 2011. Y el que menos, lo ha hecho en más de 20 juegos, por lo que la dinámica de un receptor titular en la figura de Nick Hundley más otro receptor con experiencia y solvencia, no se resolvió del todo en la pasada temporada. Baker además viene con la intención de agregar al equipo, un bate zurdo, además de profundidad en la receptoría (no olvidemos que San Diego ocupó el último lugar en las Grandes Ligas en promedio contra derechos con un porcentaje de bateo de .229). En su carrera Baker tiene promedio de .271 en partes de cuatro campañas con los Marlins, aunque estuvo limitado a 39 partidos en las últimas dos temporadas luego de someterse a una cirugía en el codo, en mayo del 2010. Este bateador tiene un promedio de por vida de .284, un promedio de embasarse de .365 y 12 de sus 14 cuadrangulares contra los lanzadores derechos.

Los otros dos peloteros que han evitado el proceso de arbitraje, han sido Joe Thatcher y Tim  Stauffer. Dos lanzadores que regresan a una loma muy reformada respecto a como había sido los últimos años. Una loma que por cierto, ve como todavía cuatro de sus miembros no tienen determinado su salario para el 2012 y por tanto siguen inmersos en el proceso de arbitraje. Clayton Richard, Edison Volquez, Dustin Moseley y Luke Gregerson, todavía tendrán que esperar un tiempo antes de saber como se resuelve el arbitraje entre ellos y los Padres o si se llega a un acuerdo fuera del proceso. Lo mismo les sucede a Will Venable y Carlos Quentin.

Con esto, los Padres van terminando de poner los puntos y las comas, del roster que defenderá nuestros intereses en la próxima campaña. Si llega o no un nuevo acuerdo que incremente el actual roster, vía agencia libre o a través de un canje, no lo se, pero cada vez está más cerca el campamento primaveral y con sus entrenamientos y juegos de pretemporada, volveremos a disfrutar de nuestros queridos Padres de San Diego en acción.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.