Dueño Nuevo

Un dueño de lujo espera a San Diego

Por Miguel Ángel Martín

El tema de la venta de los Padres todavía es algo vivo. Algo que es fundamental para la historia de nuestro equipo y que marcará nuestro destino.

Y dentro de las distintas opciones de posibles dueños, el grupo que más claras posibilidades tiene de terminar siendo el nuevo dueño de los Padres, es el que lidera la familia O´Malley. Eso nos daría una distinción enorme al contar con un dueño que se puede considerar de la aristocracia del béisbol.

Un nivel aristocrático conferido a la familia O´Malley gracias a que fue dueña de Los Angeles Dodgers desde 1950 hasta 1998. Una época increíble para nuestro vecino del norte, viviendo entre 1957 y 1958 la mudanza que determinó su historia, cuando aterrizaron en Los Angeles, sin contar que durante la fabulosa gerencia de esta aristocrática familia llegaron las seis coronas mundiales de los Dodgers (1955, 1959, 1963, 1965, 1981 y 1988).

Ahora Peter O´Malley, liderando el grupo favorito por todos para hacerse con nuestro equipo, pretende darle a los Padres, lo que logró construir en Los Angeles. Tener a un dueño como O´Malley en lo más alto de la directiva de San Diego, daría un prestigio a los Padres que necesitamos de cara a poder atraer a talentos beisbolísticos, que junto con nuestra excelsa granja, nos brinde el formidable futuro que yo creo que nos aguarda y que sin duda merecemos.

Peter O´Malley, hijo del célebre Walter O´Malley, se graduó en la Universidad de Pennsylvania, donde fue presidente de su fraternidad Phi Gamma Delta, y de la Wharton School of Business en 1960. En 1962, Peter fue nombrado director de Dodgertown, sede del equipo de entrenamiento primaveral situado en Vero Beach, Florida. En 1965, se convirtió en gerente general de los indios de Spokane de la Liga de la Costa del Pacífico (Ligas Menores), donde muchas futuras estrellas de los Dodgers y sus entrenadores estaban en su lista.

Posteriormente se trasladó al equipo de las Grandes Ligas como director de operaciones del estadio y luego como vicepresidente ejecutivo. Y fue en 1970 que se hizo cargo de la presidencia de los Dodgers de su padre, convirtiéndose en propietario cuando su padre murió en 1979, hasta la venta del equipo a Rupert Murdoch y News Corporation en 1998 con el precio más alto jamás pagado por una franquicia de deportes de EE.UU. en ese momento. Peter O’Malley, renunció a la presidencia del club para convertirse en chairman y CEO, aunque renunció a esos puestos al final de la temporada de 1998.

Entre sus más destacadas aportaciones al mundo del béisbol está su profunda implicación en el programa en USA de Little League y su contribución a la introducción del béisbol como deporte olímpico (algo que personalmente defiendo a ultranza, como base para su mayor desarrollo e impacto a nivel mundial). También financió la construcción de varios campos de béisbol, lo que apoya su contribución al desarrollo de nuestro deporte a nivel mundial.

Ahora quiere alargar su más que extensa relación con el béisbol de más alto nivel, teniendo la propiedad de uno de los equipos con mayores perspectivas de futuro de las Mayores… los Padres de San Diego.

Pero como es obvio, para poder confirmar ese brillante futuro, el grupo que él lidera y en el que están incluidos sus hijos Kevin y Brian, los hijos de su hermana Perter y Tom Seidler, y el Hall of Fame del Golf Phil Mickelson, deberán de dar un giro de 180 grados a la política de austeridad económica que hasta esta temporada había imperado en el equipo, a la hora de contratar a peloteros que nos brinden momentos de gloria para el equipo.

No se trata de derrochar, ni mecho menos. En el deporte, ha habido en sobradas ocasiones la  demostración de que el dinero no lo es todo. Pero a veces para contratar determinadas piezas que te den el salto de calidad necesario, o para retener algunas que te han dado el salto de calidad, hace falta tener un bolsillo algo profundo. No hace falta que se equipare al de los Yankees, porque los Padres no son eso, ni los fans de los Padres lo pretenden (porque si no, serían fans de los Yankees y ni de los Padres), pero al menos lo suficientemente profundo como para poder aspirar a competir como esta fanaticada y esta ciudad se merecen.

Pronto saldremos de dudas y podremos saber si O´Malley finalmente es el nuevo dueño de los Padres. Desde luego, en esta ocasión John Moores contaría con la bendición de Bud Selig y de las Mayores para la venta de sus queridos Padres, lo que sin duda es un punto a favor de este grupo en su carrera por la compra del equipo.

En cualquier caso, lo más importante desde mi punto de vista, es que la venta (al margen de los aspectos económicos de la misma), se pueda realizar lo antes posible, con el fin de que los nuevos dueños puedan tener algo de control (o todo el control) en los posibles movimientos que se realicen en este verano, de algunos de nuestros más cotizados peloteros a algún equipo que aspire a luchar por el cetro mundial este año. Esto lo considero algo fundamental para nosotros, ya que los movimientos que se realicen ahora, nos afectará mañana.

El Juego de las Estrellas está a la vuelta de la esquina y el desenlace de esta historia está muy próximo.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: