Primera Semana

Primera semana de inactividad para los Padres

 

Ya terminó la temporada para San Diego y con ella se marcha una campaña de sabor agridulce para los nuestros, con un pésimo comienzo de temporada y una recta final de la misma que nos ha insuflado el aliento del optimismo a la fanaticada de los Padres.

A nadie se le escapa que el balance tremendamente negativo de 19-40 en los primeros juegos de campeonato condicionó de manera determinante nuestras aspiraciones en el 2012, pero con un balance en la segunda parte del año de 57-46, los Padres terminaron con 76 victorias lo que supone el segundo mejor registro de nuestro equipo en el último lustro (solo superado por aquella mágica temporada del 2010). Algo que no es desdeñable, teniendo en cuenta que con 75 terminamos el 2009, en una situación muy parecida a la de este año, y que a la siguiente temporada fuimos contendientes hasta el final.

Pero no solo hemos de tener en cuenta la cuenta de victorias final de que los Padres cosecharon, ya que una más o una menos no repercutía en nuestras opciones de entrar en la postemporada, sino que las sensaciones mostradas de un equipo competitivo, teniendo además hombres que luchaban por honores en las estadísticas ofensivas, hizo que el ambiente de los Padres en los últimos días fuese el de un equipo ganador, por mucho que el balance final del año mostrase más derrotas que victorias.

Sbre el resto de los jugadores de los Padres han destacado dos nombres en estos últimos días de manera muy significativa. Dos hombres que han contribuido decisivamente en el buen desarrollado de los acontecimientos en los tres meses últimos de la temporada: Chase Headley y Everth Cabrera. Ambos pusieron el nombre de nuestro equipo en lo más alto de dos estadísticas ofensivas muy importantes, como son las carreras impulsadas por un pelotero de la Nacional y el de jugador que más robos de bases ha logrado en la Nacional.

Han sido sin dudas dos joyas de la corona dentro de esta temporada de altos y bajos. Una doble corona que nos indica que la ofensiva de los Padres posee peloteros que pueden ayudar mucho a lograr carreras que ayuden a ganar juegos, algo que se echaba de menos dentro de la fanaticada de los Padres.

Esto ha hecho que el nombre de Headley y su extensión de contrato, sea una de las cuestiones más mencionadas en la offseason que nos espera. Sencillamente el mejor de los peloteros de los Padres en esta temporada, sin lugar a dudas. Terminó la temporada con 115 carreras impulsadas, tres más que Braun de los Brewers, al que venció en el mano a mano que tuvieron en la última serie de la temporada en la que poco más se jugaban ambos equipos. Su aportación a la ofensiva del equipo no tiene parangón con lo cosechado por otro pelotero esta temporada y su candidatura a MVP de la Nacional (lastrada un poco por el hecho de haber estado en un equipo que en ningún momento ha estado luchando por entrar en la temporada) se fundamenta sobre todo en que logró ser el MVP de la Nacional en los dos últimos meses de competición, algo que es la segunda vez que sucede en la historia de la franquicia (el que uno de los nuestros acumule dos MVP mensuales en la misma temporada).

Y bravo por la remontada en la recta final de campaña que protagonizó Cabrera en la lucha por acabar en lo más alto de esta estadística. Concluyó con 44 robos, superando en dos a su más directo rival en la pelea (M. Bourn), pero con una significativa diferencia entre él y todos los que aspiraban en Octubre a haberse con este privilegio. Todos los que se aproximaron o superaron los 40 robos en la Nacional, acumularon más de 150 juegos disputados en las temporada (Bourn 155 juegos y 42 robos, Reyes 160 juegos y 40 robos, mientras que Victoriano disputó 154 juegos y se quedó en 39 robos, la mejor marca de aquellos que no lograron superar el listón de los 40 robos). Sin embargo, Cabrera con 44 robos tan solo disputó 115 en esta temporada (comenzó el año en Tucson), lo que hace aún más meritoria su conquista en la Nacional.

Pero ahora que esto ya pasó, quedan cuestiones que aclarar en la inminente offseason que vamos a vivir y que serán determinantes para poder lograr que el equipo del 2013 sea un contendiente en el Oeste y en la Nacional.

 

Los Padres tienen nuevos dueños que harán que la economía con la que nos hemos regido sea muy diferente a partir de ahora. Puede que no se les vaya la cabeza a la hora de lanzarse al mercado de los agentes libres como locos, pero al menos la política de las extensiones de contrato ha quedado clara que ha cambiado a mejor. ¿Cómo nos manejaremos a la hora de reforzar la loma y un poco más la ofensiva?

En cuanto al punto del reforzamiento de la ofensiva, cabe destacar el tema de las vallas en el PETCO Park y ver como nos puede influir para mejorar resultados y espectáculo. Los fans de los Padres parecen tenerlo claro y la directiva parece que ya se ha pronunciado en el sentido que las actuales dimensiones del PETCO Park, podrían verse alteradas para potenciar una ofensiva que sea más eficaz que la actual. Es debatible si es preferible basarnos fuertemente en la loma con las vallas como están o no, pero lo que está claro es que el espectáculo en el PETCO Park mejoraría notablemente si se acercan las vallas.

Otro tema a tratar a la hora de pensar en las piezas necesarias para reforzar el equipo es, ¿qué miembros de la granja estarán listos para entrar en el equipo grande en el 2013 y en qué momento de la temporada? Ya hemos visto que la juventud presidirá el equipo del año que viene y que esa juventud viene pisando fuerte por detrás. Grandal es un ejemplo claro de los fuerte que vienen apretando por detrás la granja de los Padres y los dividendos que nos pueden reportar. Ahora bien, la juventud es una apuesta de futuro y ¿hasta qué punto se quiere que ese brillante futuro de los Padres se haga realidad ya en el 2013? Si se quiere que el año que viene sea un año de éxitos, quizás la progresión de algunos de nuestros prospectos pudieran verse relentizada por el fichaje de peloteros de postín que les roben presentencia en los juegos del año que viene.

Así pues, si hay que valorar muchas cosas en la offseason, además de lo logrado por los Padres en la última parte del campeonato. El ambiente que se ha instalado en torno al equipo es de un optimismo que recuerda a la de aquella offseason del 2009/2010 y que luego tantas satisfacciones nos brindó a pesar de terminar llorando de rabia por habernos ahogado en la orilla, tras nadar tantísimo. El espíritu es el mismo y la voluntad de hacer grandes cosas es mayor aún su cabe hoy que ayer (eso sin contar que habrá más recursos para llevar a cabo estos planes).

Todo pinta bien para San Diego. Ahora toca esperar y confiar en que lo aciertos necesarios desde los despachos se produzcan y salgamos de esta offseason tan reforzados como para volver a sentir la magia el año que viene.

Hasta pronto desde España.

 

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: